The Great American Pin Up JU Taschen's 25th Anniversary

Cuando el erotismo aún no había perdido su inocencia Las que se han dado en llamar chicas de calendario han avivado el deseo masculino no solo desde calendarios colgados en las paredes sino también de portadas de revista pósteres de páginas centrales o incluso juegos de cartas Lo que empezó siendo una forma de practicar con óleos pronto se extendió a muchos otros ámbitos las chicas pasaron a dar un toque elegante a los fuselajes del Ejército estadounidense y se convirtieron en toda una seña de identidad de los talleres mecánicos y los barracones militares Y ni siquiera la época de la corrección política les ha restado encanto Este libro cuenta la historia del género pin up tan genuinamente estadounidense como las pinturas de Edward Hopper con un paseo detallado por sus orígenes y evolución y obras de los mejores artistas Con más de 500 ilustraciones The Great American Pin Up constituye un estudio exhaustivo de esta imagineríaCuando el erotismo aún no había perdido su inocencia Las que se han dado en llamar chicas de calendario han avivado el deseo masculino no solo desde calendarios colgados en las paredes sino también de portadas de revista pósteres de páginas centrales o incluso juegos de cartas Lo que empezó siendo una forma de practicar con óleos pronto se extendió a muchos otros ámbitos las chicas pasaron a dar un toque elegante a los fuselajes del Ejército estadounidense y se convirtieron en toda una seña de identidad de los talleres mecánicos y los barracones militares Y ni siquiera la época de la corrección política les ha restado encanto Este libro cuenta la historia del género pin up tan genuinamente estadounidense como las pinturas de Edward Hopper con un paseo detallado por sus orígenes y evolución y obras de los mejores artistas Con más de 500 ilustraciones The Great American Pin Up constituye un estudio exhaustivo de esta imagineríaCuando el erotismo aún no había perdido su inocencia Las que se han dado en llamar chicas de calendario han avivado el deseo masculino no solo desde calendarios colgados en las paredes sino también de portadas de revista pósteres de páginas centrales o incluso juegos de cartas Lo que empezó siendo una forma de practicar con óleos pronto se extendió a muchos otros ámbitos las chicas pasaron a dar un toque elegante a los fuselajes del Ejército estadounidense y se convirtieron en toda una seña de identidad de los talleres mecánicos y los barracones militares Y ni siquiera la época de la corrección política les ha restado encanto Este libro cuenta la historia del género pin up tan genuinamente estadounidense como las pinturas de Edward Hopper con un paseo detallado por sus orígenes y evolución y obras de los mejores artistas Con más de 500 ilustraciones The Great American Pin Up constituye un estudio exhaustivo de esta imaginería